autodespido

Autodespido, despido indirecto o renuncia provocada

El autodespido, renuncia provocada o “despido indirecto” se da cuando el empleador deja de cumplir con sus obligaciones derivadas del contrato de trabajo, tales como el pago de salarios, de la seguridad social, las horas extras, etc. En este caso, el trabajador podría terminar la relación laboral y exigir que se le pague la indemnización por despido injusto que la ley señala.

Para la prueba de que es el empleador el culpable de esta renuncia que origina el autodespido o despido indirecto, es necesario que el trabajador tenga constancia escrita, por lo cual si el empleador no recibe la carta y firma su recibido debe enviarse por correo certificado. La carta debe contener todas las causales invocadas y los hechos en que se fundan dichas causales, sin que después se puedan invocar otras causas distintas.

Durante el trámite del proceso ante juez, el trabajador, a través de su abogado, deberá probar debidamente los hechos causantes de su renuncia por  culpa del empleador. Habrá casos en que le bastará con enumerarlos, como sería el de la falta de pago de los salarios, primas de servicio, auxilio de transporte, etc., o de la omisión de la consignación de las cesantías, en los cuales es el empleador quien debe probar que si cumplió, pero en tratándose de acosos, irrespetos o actos abusivos y otros afines, es el trabajador el que debe probar. Si el trabajador no logra probar la causal invocada se va a entender que la causa del término del contrato es la mera renuncia del trabajador.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *